María Eugenia Gómez López, Francisco Morales Carmona, Evangelina Aldana Calva, y Fernando Gaviño Gaviño
Artículo original, Ginecología y Obstetricia de Mexico 2008;76(7):365-72

http://www.nietoeditores.com.mx/download/gineco/2008/julio2008/GinecolObstetMex2008-76%287%29-365-72.pdf

RESUMEN
Antecedentes: en la actualidad ha aumentado el interés por conocer y estudiar el punto de vista de las mujeres en relación con el tipo de parto y su posible repercusión en el estado emocional.
Objetivo: saber si existe relación entre el estado emocional de la mujer y el parto o la cesárea. Además, saber si el el parto vaginal o abdominal modifcan el estado emocional de la mujer durante el puerperio.
Pacientes y método: 201 embarazadas, primigestas, atendidas en el Instituto Nacional de Perinatología. Se les aplicó el Cuestionario General de Salud-30 con el propósito de conocer su estado emocional y una encuesta diseñada para saber su opinión acerca del parto y la cesárea. Se aplicaron dos veces: a las 25 a 30 semanas de embarazo y durante el puerperio. Se trató de un estudio de exploración, descriptivo, comparativo test-retest y longitudinal.
Resultados: en la primera aplicación del Cuestionario General de Salud-30 hubo 37.8% de casos y 62.2% de no casos; en la segunda 15.4% de casos y 84.6% no casos. La relación fue estadísticamente signifcativa en cuanto a gravedad del estado emocional. En la encuesta, la explicación del médico acerca de cómo sería el parto (vaginal o abdominal), y el conocimiento previo de la mujer acerca de sus variedades, tuvieron una relación estadísticamente signifcativa.
Conclusiones: en las mujeres de la muestra no existió relación entre el estado emocional y el tipo de parto. La explicación anticipada de cómo se atenderá el parto evita la alteración del estado emocional de la mujer.

Nivel de evidencia: II-2

Puedes leer el texto completo aquí: http://www.nietoeditores.com.mx/download/gineco/2008/julio2008/GinecolObstetMex2008-76%287%29-365-72.pdf